Los piercings y su efecto en tus dientes

Cuidado Dental piercings - Juan Carlos Castrodeza Pérez protésico dental Gerente clínica Oral Goya en Valladolid

Los piercings pueden llegar a tener efectos nocivos en los dientes si no se implantan de una manera adecuada y por un especialista. Sigue una serie de consejos y recomendaciones para llevar tus piercing sin ningún tipo de riesgo y que tu salud bucodental no se vea afectada. ¡A continuación todo lo que debes de saber sobre los piercing bucales!

La moda de los piercings en los labios, la lengua o las mejillas puede ser muy estética pero conlleva graves y numerosos riesgos para la salud bucodental que probablemente desconozcas.

Desde este blog te recomendamos que sigas nuestros consejos sobre limpieza de tus dientes y que visites a tu dentista para que haga una comprobación de tu boca tras la colocación del piercing.

Como alternativa a los piercings convencionales, te sugerimos el piercing dental, pegado como un bracket al diente, que no daña el esmalte y se puede quitar en cualquier momento.

¿Qué daños puede provocar un piercing en la boca?

 Los piercings pueden llegar a tener efectos nocivos en los dientes si no se implantan de una manera adecuada y por un especialista. Sigue una serie de consejos y recomendaciones para llevar tus piercing sin ningún tipo de riesgo y que tu salud bucodental no se vea afectada. ¡A continuación todo lo que debes de saber sobre los piercing bucales!

Los efectos que pueden provocar los piercings en los dientes son los siguientes:

– En primer lugar, los daños más comunes al hacerse un piercing son las infecciones. Nuestra boca es una fuente de bacterias que pueden penetrar en la sangre con el perforado. Además, existe la posibilidad de que en el proceso se atraviese un nervio y se pierda la sensibilidad en la parte dañada.

– El principio básico de la ortodoncia dice que la fuerza termina moviendo los dientes, algo que es común en los piercing en la lengua, que por el empuje de la misma desplaza los dientes. También puede pasar que, con el roce los dientes se terminen astillando o rompiendo, al menos de forma parcial y habiendo pasado unos años de su utilización.

– Otro de los problemas que causan los piercings son las enfermedades periodontales, puesto que al rozar con las encías, éstas retroceden, lo que puede llevar incluso a la pérdida del diente.